A cien años de la conquista de las 8 horas en el Perú: El Callao 1913

Por Augusto Lostaunau Moscol

Historiador y Docente de la UNMSM

El 10 de enero de 1913, el Presidente de la República Guillermo Billinghurst, decretó la jornada laboral de ocho horas diarias para los jornaleros del muelle y dársena de El Callao. De esta manera, por primera vez, un sector de la clase obrera peruana alcanzó hacer realidad esta justa demanda que la clase trabajadora peruana hizo suya desde el mitin del Primero de Mayo de 1894.

El Primero de Mayo de 1894 los trabajadores de El Callao no asistieron a sus centros laborales y realizaron un multitudinario mitin, estaban influenciados por trabajadores extranjeros de ideas anarquistas y anarcosindicalistas, militantes y simpatizantes de la Industrial Workers of the World (IWW), organización que actuaba principalmente en los puertos y con los tripulantes de los barcos cargueros. El 4 de mayo, los trabajadores chalacos fundaron La Unión de Jornaleros, organización con la cual, los obreros porteños se declararon en huelga. Entre sus demandas se encontró la implantación de la jornada laboral de ocho horas diarias. De esta forma, serán los propios obreros peruanos quienes iniciarán la lucha por una jornada laboral digna.

En 1896, varios gremios de trabajadores entraron en lucha, demandando principalmente aumento salarial y mejores condiciones laborales. Así, los trabajadores textiles de la Fábrica de Vitarte, los obreros Tipógrafos de Lima, los cigarreros de la capital y los obreros pasteleros de la ciudad, exigieron que sus reclamos los resuelva el mismo presidente Nicolás De Piérola. Con diferentes resultados, cada gremio enfrentó sus luchas. Los mismos obreros de Vitarte que en 1896 vieron fracasar su huelga por el contubernio entre la empresa y el gobierno, iniciaron en 1902 una fuerte campaña en la capital para dar a conocer a los habitantes de Lima, las terribles condiciones en las que vivían junto a sus familiares. Jornadas de 13 horas diarias, habitaciones de 3 x 3 para una familia, turnos seguidos, alimentos en mal estado, fueron cosa diaria entre los trabajadores. Los niveles de explotación eran insoportables.

Otra vez, el Primero de Mayo de 1904, los obreros de El Callao se declararon en huelga. Los reclamos eran los mismos que los exigidos una década antes. Mejores salarios y una jornada laboral de ocho horas diarias. Los empresarios, aduciendo que la huelga era un atraso para el desarrollo del país, exigieron la intervención de la fuerza pública con el fin de “imponer el orden y la libertad que se encontraban en peligro por culpa de unos agitadores sociales”. La policía intervino y la consecuencia fue la muerte del obrero Florencio Aliaga, considerado el Primer Mártir de la Clase Obrera Peruana. Aliaga fue enterrado en el Cementerio Baquíjano, donde, un año después, el Primero de Mayo de 1905, le rendirían un sensible homenaje los trabajadores de Lima y El Callao. En dicho homenaje, el dirigente de los trabajadores panaderos, T. Rodríguez, recordó que “Hemos soportado que las calles del primer puerto de la República sean testigos oculares de los vejámenes de que han sido víctimas sus clases menesterosas por parte del ejército y la policía. ¡Y qué contraste! Ese ejército y esa policía los sostenemos con el sudor de nuestra frente y esos mismos cuando buscamos el medio de holgarnos más se tornan en nuestros verdugos y asesinos”.

La lucha por la jornada laboral de ocho horas, significó también, el desarrollo intelectual de los mismos trabajadores, quienes se reconocieron como ciudadanos con derechos ya que, al cumplir con sus deberes, nadie les puede quitar sus derechos. Sabedores que sus impuestos mantienen a todos los trabajadores del Estado, le exigen al mismo Estado que les reconozca mejores y más derechos, para de esta forma cumplir mejor sus deberes. Este es el principal motivo por el cual, la clase dominante –que controla directamente el Estado- siempre ha buscado desconocer los derechos de los trabajadores, ya que, mejores condiciones de vida para los obreros, significa también, nuevas aspiraciones de justicia social. Por ello, el Estado peruano siempre ha buscado destruir la organización sindical, y de no lograrlo, general paralelismo o la infiltran con lúmpenes que ellos controlan.

Ese mismo Primero de Mayo de 1905, los trabajadores celebraron La Pascua Roja, es decir, el día de redención de la clase obrera mundial. En el local de la Confederación de Artesanos Unión Universal, se escucharon imponentes discursos exigiendo la ley de la jornada laboral de ocho horas diarias. El Dr. Santiago Giraldo, el dirigente panadero Manuel Caracciolo Lévano y el reconocido intelectual de ideas anarquistas Manuel González Prada, fueron los oradores principales.

El martes 7 de enero de 1913, los jornaleros del muele y dársena de El Callao se declararon en huelga. Su dirigente, Fernando Vera, presentó el pliego de reclamos a las empresas. Otros gremios se unieron a la huelga. La lucha paralizó al primer puerto del Perú. Incluso la ciudad de Lima empezó a sentir las consecuencias del desabastecimiento de productos. Los barcos no eran descargados y enviados a otros puertos. La unidad de la clase trabajadora obligó a Billinghurst a reconocer el derecho de los obreros a una jornada laboral digna. La ley de Ocho Horas laborales de 1913, lograda por los jornaleros de El Callao, demostró que la unidad de la clase es importante para alcanzar los más grandes objetivos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia, Perú, Personajes, Trabajo y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a A cien años de la conquista de las 8 horas en el Perú: El Callao 1913

  1. Pingback: A cien años de la conquista de las 8 hor...

  2. Observación de Steven Hirsch: El artículo de A. Lostaunau contiene algunos errores. No el menos importante es la referencia al IWW en 1896. El sindicato IWW fue fundado en 1905, y no he encontrado ninguna evidencia que pruebe que hayan tenido contacto con los estibadores del Callao en 1913. Los organizadores anarcosindicalistas de Argentina fueron los que ejercieron la mayor influencia sobre los estibadores del Callao.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s