¿Lima la horrible? Con respecto al transporte creo que sí

Estuve 1 mes y medio en Lima. La ultima vez que visité fue hace mas de tres años y mucho ha cambiado. La idealizada Lima que tenia en mis recuerdos (la cual tal vez nunca existió) fue aplastada por la dura realidad. En parte fue culpa de los medios que hacen creer que Lima va muy bien, y no solo la gente que no puede presenciar la verdad por vivir fuera de la ciudad cae en esta falacia, sino también algunos limeños, que teniendo la verdad ante sus ojos hacen caso omiso.

Este post se dedicará al transporte pues es el peor aspecto de mi querida pero lúgubre ciudad. Puedo decir con certeza que en los últimos 3 años el trafico se ha triplicado, o por decirlo mejor, cada año se esta doblando. Y esto ocurre porque los limeños no la piensan dos veces antes de comprarse un auto, aunque sea al final en detrimento de todos por causar aún mas congestión y contaminación. Es difícil culparlos cuando no tienen otra opción y han sufrido años de un pésimo servicio.

 

El estado critico del transporte me sorprendió pues al leer los medios burgueses (El Comercio, La Republica) no se aprecia la gravedad de la situación. Mi explicación es que ese tipo de periódicos quieren mostrar que el Perú avanza, que todos somos ricos, que ahora todos vamos en auto. Y como dije antes, mucha gente se lo cree, aún cuando sigue viviendo en una ciudad con una pésima calidad de vida, con auto o no. Hay que decirlo, aunque tal vez me ataquen de traidor a la patria como le sucedió al escritor Iván Thays. De todos modos no me afectaría tanto pues me considero internacionalista y por patria no entiendo nada.

Volvamos al transporte. Muros y paredes negras, ruidos ensordecedores, colas de autos hasta el horizonte, conductores histéricos gritando y tocando el claxon sin ninguna razón, tombos inservibles, la flema me sabe a ácido, tengo que decidirme si debo tomar un micro, el metropolitano, o un taxi. La decisión es complicada. En el caso del micro, el viaje promete demorarse por mas de una hora y también conlleva ganarse con todas las criolladas de nuestros distinguidos tripulantes. Viajar en el metropolitano o el metro es el equivalente al viaje de una sardina muerta en una lata desde el puerto hasta la boca de algún ser humano. El taxi es generalmente el medio de transporte mas rápido, salvo en la ruta del metropolitano en hora punta, pero es también el medio mas caro, y a veces el taxista no para de hablar.

Finalmente, tomo el metropolitano. Definitivamente, este tipo de transporte (bus articulado de gran capacidad) no esta diseñado para las líneas troncales del transporte público de una ciudad tan grande y extensa como Lima. Y en realidad nunca lo fue. El trazo por donde circula estaba reservado para la línea 3 del metro de Lima. Por la voluntad de nuestras flamantes autoridades, o más bien por motivos políticos, se decidió poner buses donde deberían pasar trenes y el sistema del primero terminó costando lo mismo que un metro.

Y muchos dirán – Pero solo se necesita que pongan mas buses en funcionamiento. Correcto hasta cierto punto pues cuando hay demasiados buses, estos terminan haciendo cola para estacionarse en las zonas de embarque. La estación de Canal y Moreyra es el caso mas representativo de este hecho. Otros dirán – El problema son las estaciones. Sí y no. Sí, es cierto que muchas estaciones no permiten el libre transito de pasajeros en hora punta por su reducido tamaño, como la estación Colmena por ejemplo, pero al agrandar estaciones, no mejoramos la circulación de los buses, pues solo hay 3 subidas para cada bus. Se mejora la comodidad de los usuarios, mas no el servicio mismo. El metropolitano tiene los días contados.

Estación Canaval y Moreyra a las 9:00am.

Vivir en Lima es como vivir en un pequeño pueblo, el cual cuenta solo con los servicios mas básicos. Para trabajar, estudiar, o divertirse, hay que ir a otros pueblos, pero en vez de campo y paisajes naturales, en Lima entre cada pueblo hay “vías expresas”, bypasses, puentes, y demás infraestructura a la Corbusier que pretenden convertir a Lima en Brasilia. El unico animal a la vista es un gallinazo sin plumas. Sin embargo, muchos limeños claman por mas infraestructura automobilística para aliviar el tráfico que los atormenta. Si se informaran mejor, sabrían que la construcción de mas vías rápidas solo incrementa mas el uso del automóvil como medio de transporte. Solo se necesita echarle un vistazo a ciudades como Los Ángeles o Miami para corroborar lo que digo.

El transito peatonal es igual de aborrecedor. El caso mas representativo con el que me tope fue el puente peatonal al costado del bypass de la Av. Universitaria. Que porquería. La distancia de un lado a otro no es mas de 30 metros pero utilizar el puente implica demorarse hasta 10 minutos debido a las rampas para discapacitados. No culpo a los discapacitados, si no al mismo puente peatonal que no tiene razón de existir en una zona con alto transito peatonal por donde debería haber un cruce peatonal con semáforo.

Puente peatonal del bypass de Universitaria

Ahora a resaltar las pocas mejoras. El uso de semáforos inteligentes permite a los peatones de imponerse contra los carros que cruzan y quieren pasar a toda costa. En muchas esquinas, la cantidad de gente que cruza impide a los autos de girar (lo cual es muy bueno puesto que antes los peatones prácticamente nunca tenia derecho a cruzar). Cuando me he encontrado solo cruzando, meto el cuerpo y si me gritan algo, señalo al muñequito que mueve las piernas y digo – la preferencia la tiene el peatón (imbécil). El “imbécil” es opcional dependiendo de que me gritan.

La otra mejora es el metro de Lima, al que la gente llama erróneamente tren eléctrico. Sí,  fue idea del idiota de Alan García, y es por esta razón demoro tanto en completarse y no sigue la ruta mas sensata. Casi la totalidad de líneas de metros de mundo convergen siempre en el centro de las ciudades. Gracias a Alan, este no es el caso, pues invadido por sus ideas populistas, la bestia decidió ignorar a urbanistas y hacer un metro que conecte un cono de la ciudad con otro sin pasar por el centro de la ciudad.

Pero al fin y al cabo, el metro es el medio de transporte ideal para una ciudad como Lima por su gran capacidad. No digo que no necesitamos buses, tranvías, y demás. Si los necesitamos pero las líneas troncales del transporte publico tienen que ser metros, y el resto tiene que servir para complementar y alimentar las troncales. El punto es que se debe parar con la política de “obras viales” que solo incluyen al automóvil como medio de transporte. Incluso Susana Villarán, que tanto habló de la bicicleta como medio de transporte, decidió ensanchar la av. Canadá.

No todo esta perdido. Aun no es tarde para revertir el daño ocasionado. Tengo la suerte de vivir en una ciudad bastante agradable para sus habitantes, pero no siempre fue así. Fue gracias a la gente misma que la calidad de vida mejoró, y todavía tiene mucho por mejorar. Al ojo puedo decir que de cada tres viajes en Lyon, uno es realizado es bicicleta. No hay razón para que esto no ocurra en Lima, solo falta voluntad, y no de los gobernantes, si no del pueblo mismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Perú, Urbanismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s