La hora del planeta o la hipocresía del capitalismo verde

Es prácticamente innegable que el planeta esta en un punto crítico con respecto a la ecología. De mas decir cuales son las causas del el calentamiento global y que pasará si se continua en la misma trayectoria. Más importante sería hablar de soluciones. Desde hace ya unas décadas, los medios de comunicación, los gobiernos, las ongs, y otras organizaciones pseudo-ecologistas predican que debemos disminuir nuestro consumo de energía: que debemos plantar árboles, cambiar las bombillas incandescentes por bombillas ahorradoras, no desperdiciar el papel ni el agua, comprar carros híbridos, reciclar, instalar paneles solares, etc…

Evidentemente, deberíamos solo consumir lo que necesitamos. Pero lo que todas estas organizaciones omiten decir es quienes son los verdaderos culpables de la catástrofe ecológica que se avecina, y mientras nos predican que debemos hacer esfuerzos para salvar el medio ambiente, muchas ongs reciben subsidios de los mas grandes contaminadores.

En efecto, mientras muchos hacemos esfuerzos individuales para bajar el consumo de energía, el sector manufacturero e industrial continua aumentando su propio consumo. Si una parte de la población mundial reduciera sus emisiones por 20% no tendría efecto ya que a nivel mundial las emisiones aumentan un 2% cada año. Significa que cualquier iniciativa personal no tendrá el mínimo efecto a nivel global ya que la industria continua expandiéndose.

Y esto no le debería sorprender a nadie ya que las industrias están forzadas a competir en el mercado libre, buscando nuevos mercados, expandiéndose constantemente porque el sistema requiere un crecimiento constante para evitar la recesión. El problema es entonces que las ongs nunca hablan de estos grandes contaminadores, y los gobiernos impulsan el crecimiento constante que a la larga no es sostenible ya que vivimos en un mundo finito. Iniciativas como “La Hora del Planeta” son una mala broma pues nos quieren hacer creer que podemos cambiar el rumbo con iniciativas personales, mientras las ongs y los gobiernos se llenan los bolsillos con subsidios de los grandes contaminadores.

No solo reciben subsidios, si no que también impulsan las tecnologías verdes que son la hipocresía mas grande. Sí, las eólicas no contaminan al funcionar, pero la extracción de los metales con las que fueran construidas elimina todo el beneficio que estas puedan traer. Sí, una bombilla ahorradora gasta menos energía, pero si compramos una para botar una bombilla incandescente a la basura, solo estamos contribuyendo a más desechos. Sí, los autos híbridos contaminan menos, pero al igual que con los ejemplos anteriores la producción de estos productos continúa con la contaminación del medio ambiente. La producción de productos “verdes” no es necesariamente verde, y es usada como excusa para vendernos aun más productos.

Una Solución Anarquista al Calentamiento Global

Peter Gelderloos en su ensayo “An Anarchist Solution to Global Warming” esboza como una sociedad ecológica y anti-autoritaria podría manifestarse. En una sociedad de este tipo, la extracción y el consumo de combustible fósil tendría que parar completamente. La industria agro-alimentaria tendría que ser reemplazada por el cultivo de alimentos a nivel local. La mentalidad del valor agregado, la acumulación, producción, y consumos, en otras palabras la mentalidad del libre mercado seria reemplazada por la descentralización, la asociación voluntaria, la auto-organización, la ayuda mutua, y la no-coercion, valores que han funcionado a través de la historia de la humanidad exitosamente.

Algunos décadas antes, Murray Bookchin inventó la ecología social. En sus propias palabras “la ecología social se basa en la convicción de que todos nuestro problemas ecológicos actuales se originan en conflictos sociales profundamente arraigados. Se asume, desde este punto de vista, que estos problemas ecológicos no se pueden entender, y menos aun resolver, sin una cuidadosa comprensión de la sociedad existente y las irracionalidades que la dominan. Para concretar mejor este punto: conflictos económicos, étnicos, culturales, y de género, entre otros muchos, forman parte de los más serios problemas ecológicos que afrontamos, aparte de los producidos por catástrofes naturales”.

 Aquí y Ahora

El ensayo de Gelderloos se concentra en como una sociedad de este tipo podría funcionar en armonía con el medio ambiente, pero necesitamos también saber como lograr que se haga realidad. Todas las estrategias viables y realistas se basan en que el sistema neo-liberal como lo conocemos tiene que ser desmantelado. El mundo tiene que dejar ser un campo de juego para algunos cuantos sin escrúpulo alguno. En 1936, en Barcelona, los trabajadores tomaron el control de las fábricas y de la ciudad, auto-gestionando exitosamente todo aspecto de la vida diaria (1). Hoy en día todavía somos todos responsables del sistema en que vivimos y pudiéramos cambiarlo si así lo deseáramos,  solo nos falta la voluntad.

Pero aparte de la apropiación de los medios de producción, también deberíamos comenzar a cambiar nuestras costumbres, aunque estas sean el resultado de la conveniencia que produce el sistema y cuando este desaparezca, la facilidad de contaminar también desaparecerá.

 Algunos Números

El consumo por vivienda a nivel global es una fracción del consumo global. Un tercio del consumo de energía global (incluyendo el agua) y 36% de las emisiones de carbono son atribuidas a las industrias manufactureras (2). En Europa, el sector transporte es responsable por 31.5% del consumo de energía. La industria 27.6%, Vivienda 25.9%, servicios 11.4% y agricultura 3.7%. Estas últimas estadísticas no toman en cuenta el consumo de agua que es grande en la agricultura y la minería (3).

Si en los países desarrollados, el transporte es el mayor culpable del calentamiento global es porque el capitalismo neo-liberal no toma en cuenta las externalidades (4). El daño al medio ambiente es una externalidad ya que la contaminación no afecta el precio del producto. Por ejemplo, una central termoeléctrica a base de carbón resulta ser mas barata que un parque eólico pero si se tomara en cuenta la contaminación de la primera, el parque eólico resultaría ser mas barato.

En el caso del transporte, si se tomara en cuenta económicamente la contaminación que el transporte motorizado produce, seria más económico de transportarse en bicicleta o en transporte masivo, y consumir productos regionales y de temporada. El comercio internacional disminuiría, especialmente el de la industria alimenticia, todo esto resultando en menos consumo del petróleo. Pero esto nunca ocurrirá si nosotros mismos no imponemos nuestra voluntad. El sistema actual es un monstruo que solo vela por las ganancias de una pequeña minoría que lo controla, y que solo el resto de la humanidad podría vencer.

La próxima vez que pensemos que estamos salvando al planeta plantando un árbol, seamos conscientes de que la única solución es acabar con sistema neoliberal, el mismo que tala arboles por millones y hace que todas nuestras pequeñas acciones sean inútiles y superfluas a nivel global. En vez de plantar un árbol, defendamos los que son amenazados por los mismos que predican el capitalismo verde, incluyendo a la mayoría de ongs que prefieren hacerse de la vista gorda.

Anotaciones

  1. Revolución social española de 1936
  2. Agencia Internacional de Energía, 2007. Tracking Industrial Energy Efficiency and CO2 Emissions. 
  3. Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA).  Final energy consumption by sector in the EU-27, 1990–2006
  4. Una externalidad ocurre cuando los costos de producción y consumo de algún bien o servicio no son reflejados en el precio del mismo. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Capitalismo, Noticias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La hora del planeta o la hipocresía del capitalismo verde

  1. STORMER dijo:

    ¡Excelente nota!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s