Aniversario del Descubrimiento de América: ¡No hay nada que festejar!

En este día infame recordemos a los exterminados Arawaks. No desaparecieron de la Tierra en vano. Poco a poco, la verdadera historia del “descubrimiento” de América se esta llegando a conocer. Más de 500 años de explotación indígena son suficientes para condenar a Colón como el genocida más grande de la historia.

A continuación, algunos extractos del libro “La otra historia de los Estados Unidos” (A People’s History of the United Status) del famoso escritor y activista americano, recientemente fallecido, Howard Zinn.

Colón escribió en su diario: No tuvieron ningún inconveniente en darnos todo lo que poseian… Serian unos criados magníficos… Con cincuenta hombres los subyugaríamos a todos y con ellos haríamos lo que quisiéramos.

Colon continua con su descripción de los nativos en el informe a la Corte de Madrid: “Cuando se pide algo que tienen, nunca se niegan a darlo… Al contrario, se ofrecen a compartirlo con cualquiera.”

En la provincia de Cicao, en Haiti, donde el (Colón)  y sus hombres imaginaban la existencia de enormes yacimientos de oro, ordenaron que todos los mayores de catorce años recogieran cierta cantidad de oro cada tres meses. Cuando se la traían, les daban un colgante de cobre para que lo llevaran al cuello. A los indígenas que encontraban sin colgante de cobre, les cortaban las manos y se desangraban hasta la muerte.”

“Los indígenas tenían una tarea imposible. El único oro que había en la zona era el polvo acumulado en los riachuelos. Así que huyeron, siendo cazados por perros y asesinados.”

“Los Arawaks intentaron reunir un ejercito de resistencia, pero se enfrentaban a españoles que tenían armadura, mosquetes, espadas, y caballos. Cuando los españoles hacían prisioneros, los ahorcaban o los quemaban en la hoguera. Entre los Arawaks empezaron los suicidios en masa con veneno de yuca. Mataban a niños para que no cayeran en manos de los españoles. En dos años, la mitad de los 250.000 indígenas de Haití habían muerto por asesinato, mutilación, o suicidio.”

“Un informe del año 1650 revela que en la isla (La Española) no quedaba ni uno solo de los Arawaks autóctonos, ni de sus descendientes.”

Bartolomé de las Casas escribió: Los españolesno se lo pensaban dos veces antes de apuñalarlos a docenas y cortarles para probar el afilado de sus espadas… dos de estos supuestos cristianos se encontraron un día con dos chicos indígenas, cada uno con un loro, les quitaron los loros y para su mayor disfrute, cortaron las cabezas a los chicos.”


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Eventos, Historia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s